El mapa del Pentágono de los objetivos bombardeados por Estados Unidos en Siria

El Departamento de Defensa de Estados Unidos aseguró hoy que durante su ataque del viernes contra Siria alcanzó todos sus objetivos “con éxito” y destacó que “ninguna” de las naves o misiles de la coalición formada por Estados Unidos, Francia y Reino Unido fue interceptado por las Fuerzas de Bashar al Assad.

“Esta operación fue cuidadosamente orquestada para evitar bajas civiles. Alcanzamos con éxito cada objetivo”, declaró la portavoz del Departamento de Defensa, Dana White, durante una rueda de prensa celebrada hoy en el Pentágono.

El jefe del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos, General Joseph Dunford, describió ayer cuáles fueron los tres blancos:

-El centro de investigación y desarrollo de Barzah, conectado a la producción de armas químicas y biológicas como las utilizadas en el ataque del sábado 7 en la localidad de Duma, contra fuerzas rebeldes y población civil.

-Un depósito de armas químicas el oeste de Homs, la tercera ciudad siria, a 140 kilómetros al norte de Damasco.

 Un depósito de equipamiento para armas químicas e importante puesto de comando de las fuerzas del régimen de Bashar Al-Assad, también cerca de Homs

Según explicó White esta mañana, a diferencia del ataque ejecutado en abril del año pasado contra Al Assad, cuando EE.UU. atacó la base aérea siria de Shayrat (Homs), en esta ocasión el objetivo del ataque fue “neutralizar las instalaciones de investigación y desarrollo” de este tipo de armas.

“El año pasado atacamos la ejecución, ahora hemos ido contra la propia fuente. Por eso estamos convencidos de que hemos limitado su capacidad“, dijo White.

“La operación cercena la capacidad (de Siria) de desarrollar, desplegar y usar armas químicas en el futuro”, aseveró el director del Estado Mayor Conjunto de EE.UU., el teniente general Kenneth McKenzie. Sin embargo, no descartó que aún existan “partes residuales” del programa químico del “régimen” de Al Assad.

“Obviamente la infraestructura química es mayor que lo que hemos destruido”, concedió McKenzie, quien en todo caso describió la ofensiva de anoche como “precisa, sobrecogedora y efectiva”.

En total se emplearon más de cien misiles. Fueron lanzados tanto por diversos buques de la coalición desplegados en el mar Mediterráneo como desde bases militares próximas a Sirias.

El militar rechazó las informaciones que apuntan a que el sistema antimisiles sirio logró interceptar varios de los misiles lanzados. Resaltó que no se tiene constancia de que Rusia actuara en ningún momento para evitar el ataque.

“Los rusos no tienen capacidad de veto en nada de lo que hacemos. No colaboramos con ellos en Siria. Pero no queremos un enfrentamiento con Rusia, ni ellos con nosotros”, concluyó McKenzie.

Fuente: infobae.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *