8 presuntas irregularidades envuelven compra de helicóptero

A la millonaria inversión en la compra del helicóptero del Cuerpo de Bomberos de Quito la abruman al menos ocho problemas y presuntas irregularidades que han hecho necesaria la intervención de la Contraloría General y del Servicio Nacional de Contratación Pública (Sercop).

De las supuestas irregularidades dan cuenta el examen especial de la Contraloría del Estado y otras observaciones y documentos a los que tuvieron acceso los medios públicos. Las anomalías tienen que ver con la falta de un estudio de mercado actualizado al momento de la adquisición de la aeronave; posible sobreprecio; conflicto de intereses; los componentes de la nave no cumplían las especificaciones técnicas contenidas en los términos de referencia y ahora ya no tienen garantía.

Además el supuesto helicóptero importado ya estuvo operando en el país; los números de serie de los motores no corresponden a los citados en el documento de entrega; la compañía extranjera que presentó la oferta y ganó tenía subarrendada la aeronave a la otra empresa ofertante; y no se habría tomado en cuenta la Ley de Contratación Pública y una convocatoria competitiva. Helicóptero y posible sobreprecio La nave del Cuerpo de Bomberos fue presentada oficialmente en marzo de 2017, para atender emergencias de diferentes tipos en la capital.

Pero un año después de su puesta en operación, la Contraloría, en un informe de 59 páginas, dio a conocer que el helicóptero adquirido en $ 2‘000.000 presenta anomalías en su proceso de adquisición. La nave AgustaWestland, modelo 109 k2 bimotor, es de fabricación estadounidense bajo licencia de la marca italiana. Su año de fabricación es 1995 y operó en Europa hasta octubre de 2011. Según los bomberos, el helicóptero lo trajeron de Estados Unidos y fue la mejor opción de compra, lo que es observado por Contraloría, de manera especial por un posible sobreprecio.

Éber Arroyo, comandante del Cuerpo de Bomberos de Quito, rechazó aquello. Aseguró que el ente de control cometió un error al comparar los valores referenciales entre el costo del alquiler de $ 300.000 registrado entre empresas privadas y el de compra-venta presentados en los documentos de importación de la nave (del 11 de diciembre de 2015 al 21 noviembre de 2016) por $2’000.000, resultando una diferencia de $ 1’700.000 en el precio final. “Asumo que el señor auditor cogió y dijo esto es una compra y venta, cuando uno es por arrendamiento, un acto entre terceros efectuado en 2015, no con el Cuerpo de Bomberos, mientras que nuestra actividad nace en 2016”, indicó Arroyo.

Convocatoria ilegible, salida y entrada de la nave y proformas En el informe de Contraloría se menciona que tras el requerimiento de los bomberos para mejorar el combate a los incendios forestales y reducir los tiempos de atención en el traslado de heridos ante una emergencia, se iniciaron los trámites de adquisición de la aeronave, para lo cual se empezó un proceso de compra en el exterior.

Para ello se realizó una pequeña publicación en un periódico local de Miami, a la cual se presentaron dos proformas: una por $2’000.000 de la empresa Aeromaster S.A LLC de la Florida y otra por $ 2’560.000 de la empresa Aeroleasing Corp. de Oklahoma, ambas de EE.UU. De estas dos propuestas, se optó por la de menor precio.

Contraloría determinó que ambas proformas corresponden al mismo helicóptero, pues Aeromaster S.A. de EE.UU. arrendaba dicha nave a Aerolising Corp., también de EE.UU. A su vez, Aerolising Corp. dio en arrendamiento mercantil a Aeromaster Airways, empresa establecida en Ecuador. Por consiguiente, la nave estuvo en Ecuador un año antes de ser vendida a los bomberos. Para poder venderla, sacó la nave de Ecuador para importarla nuevamente por el valor proformado, con incremento.

Fuente de  nota original. www.eltelegrafo.com.ec

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *