50.000 DOSIS DE LA VACUNA CONTRA EL CORONAVIRUS QUE LLEGARÁN EN ENERO SERÁN DESTINADAS PARA EL PERSONAL MÉDICO Y ADULTOS MAYORES EN ALBERGUES.

Son 50.000 dosis de la vacuna contra el coronavirus, proveniente de la farmacéutica Pfizer, que llegarán en enero próximo al Ecuador y serán destinadas para el personal médico y adultos mayores en albergues. El resto de vacunas llegarán paulatinamente desde marzo del 2021. Así lo anunció este martes el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, en una entrevista.

Este aviso se da mientras se hace público de que se han caducado y perdido miles vacunas del esquema de vacunación familiar para la prevención de diversas enfermedades y madres peregrinan en los centros de salud para que se las coloquen a sus hijos.

El Ministerio de Salud (MSP) anunció este martes 8 que son 198.752 contagiados por COVID-19, 174.188 recuperados y 13.794 fallecidos entre confirmados y por sospecha del virus.

Zeballos explicó que como parte de la iniciativa Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han logrado un arreglo para que las farmacéuticas que tengan disponibilidad de vacuna lleguen al Ecuador, sean estas de AstraZeneca, Moderna o Pfizer.

Adicional a esto han mantenido un diálogo directo con la mayoría de compañías que trabajan en la elaboración de la vacuna como la china Sinovac, Johnson y Johnson y el laboratorio estadounidense Covaxx (su nombre es parecido a la iniciativa Covax).

“Hemos dado aproximadamente $ 20 millones en anticipo para 18 millones de dosis, la mayoría necesitan de dos dosis, y la proyección es que alrededor de $ 200 millones sean destinados para vacunas”, afirmó Zeballos.

Además, informó que en la actualidad Ecuador cuenta con mil puntos de vacunación y se va a ampliar a 10.000 puntos para que la gente tenga la posibilidad de vacunarse en una farmacia cerca de su domicilio o en las empresas que, por obligación legal, cuenten con un dispensario médico adecuado para la atención de sus trabajadores.

Por otro lado, el titular de esta cartera de Estado indicó que en varias ciudades del país entre el 22% y 44% de la población ya se ha contagiado, esto significa, según los estudios que tiene el Ministerio de Salud, que “uno de cada tres ciudadanos en Ecuador ya se contagió de coronavirus”, dijo Zevallos en radio Huancavilca.

Asimismo, recalcó que durante las elecciones en el 2021 las medidas de bioseguridad deben aumentar, se debe usar la mascarilla todo el tiempo y mantener los espacios abiertos para evitar que los recintos electorales se vuelvan focos de contagio del COVID-19.

“Estamos trabajando con el CNE para la aplicación de protocolos”, indicó.

Al finalizar dejó un mensaje a la ciudadanía a seguir protegiéndose con las medidas de bioseguridad, aunque ya exista la vacuna contra el COVID-19.

Entre los detalles de la vacuna contra el COVID-19 están que no se recomienda su administración a las mujeres embarazadas y los niños, con algunas excepciones. También habrá personas, como aquellos con un sistema inmune debilitado, que no serán capaces de recibir la vacuna.

Algunos voluntarios experimentaron lo que describieron como una “fuerte resaca”. La farmacéutica Pfizer sostiene que los efectos secundarios son moderados y se pasan a los pocos días, que pueden ir desde dolor de cabeza hasta algo de fatiga.

En centros de Salud les piden regresar en enero por dosis.

“En ningún centro de Salud hay la pentavalente. Tiene que seguir preguntando si llegó en los centros de Salud. Están escasas. Se los está citando después de un mes a los papitos para ver si ya está el stock”. Esta es la explicación que dio ayer una de las licenciadas del área de vacunación de un dispensario del sur de la ciudad a madres de familia que preguntaron por qué no se le colocaba la dosis completa a los bebés.

Y es que desde hace tres semanas en centros de Salud no han podido cumplir con las dosis correspondientes tal como indica la tabla, debido a que algunos lotes de vacunas del esquema de vacunación familiar del Ministerio de Salud (MSP) han caducado.

Una de las trabajadoras de esta área comentó que una de las razones principales es que muchos padres de familia no acudieron a vacunar a los niños según las fechas asignadas debido a la pandemia, por lo que mucho material se perdió. En la última semana personal encargado de estas áreas revisaba las cantidades que se habían perdido y detallaban en un informes los motivos diversos en cada centro de Salud.

Entre las vacunas que son obligatorias en el primer año del bebé está la pentavalente, vacuna que es “cinco en una” y protege a los niños contra la difteria, el tétanos, la tos ferina, la hepatitis B y Haemophilus influenzae de tipo B que causa neumonía y meningitis. Esta es la más reclamada por las madres y que se encuentra escasa “a nivel nacional” dijeron en dispensarios.

También están, por ejemplo, rotavirus, HB, neumococo, influenza, y DPT que protege contra difteria, tos ferina y tétanos y se aplica a los niños menores de 5 años.

Esta última es otra que se reporta como escasa. Según una publicación de La Hora esta es un tipo de las vacunas que se han caducado y la de la influenza aún no llegaría al país, por lo que no se ha iniciado con la campaña de vacunación.

EL UNIVERSO solicitó el pasado 24 de noviembre detalles sobre esta escasez reportada en centros de Salud y confirmar los tipos de vacunas que se han caducado. Este martes 9 se insistió en el pedido, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta a esa solicitud.

En la publicación de La Hora se detalló que son 697.624 vacunas DTP caducadas, según cifras entregadas por el MSP. “El confinamiento obligatorio y el temor de la población “provocó de manera urgente el cambio en el cronograma de vacunación. Una de las consecuencias de la pandemia ha sido precisamente la disminución de las coberturas de vacunas y el aumento del factor de pérdida”, justifica la institución.

Sin embargo, el país pasó de la fase de confinamiento a la de distanciamiento, en junio, mes desde el que los subcentros de Salud ya advertían la caducidad de las dosis y solicitaban protocolos de actuación, sin obtener respuesta. El costo por dosis de la vacuna DPT caducada es de $ 0,165.

El territorio ecuatoriano tiene diferentes tasas de cobertura con esta vacuna. “Al 28 de octubre de 2020 caducaron el 20,27% del total planificado para 2020”, detalla el MSP y agrega que una vez que los servicios de salud se reestructuraron, se intensificó la vacunación como una prioridad. Sin embargo, en esta época del año la preocupación ya no es solo por la vacuna DPT, sino porque la de la influenza no ha llegado.

En dispensarios médicos, madres de sectores populares de Guayaquil como la entrada de la 8 acudieron a vacunar a sus niños en dispensarios del centro. Ellas comentaron que acudieron a los del norte, pero les indicaron que no había stock y que busquen otros dispensarios, se lamentaron porque han recorrido más de tres dispensarios y suele faltar una o dos vacunas.

“A veces le hacen perder el tiempo, muchas vacunas no hay ni habrá hasta inicios del otro año”, comentó una de las trabajadoras de un centro de salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *