Asambleístas afines a Lenín Moreno y Rafael Correa pierden la mayoría en once comisiones

Los asambleístas de oposición podrían dirimir en un eventual cambio de autoridades de las comisiones legislativas pues los morenistas (afines a Lenín Moreno) y correístas (seguidores de Rafael Correa) perdieron su mayoría, tras la crisis interna de Alianza PAIS (AP).

De las doce comisiones especializadas, AP tiene seis presidencias y siete vicepresidencias; en tanto que los correístas cinco y cuatro, en su orden. La oposición posee una presidencia y una vicepresidencia.

En esta distribución, definida hace nueve meses, los correístas se ubicaron en cinco presidencias de comisiones clave: Justicia, Derechos de los trabajadores, Régimen Económico y Tributario, Soberanía y Relaciones Internacionales, y Educación. Pero también ocupan las vicepresidencias de Justicia, Soberanía y Relaciones Internacionales, Soberanía Alimentaria y Derechos Colectivos.

En tanto que los morenistas tienen las presidencias de Desarrollo Económico, Biodiversidad, Soberanía Alimentaria, Gobiernos Autónomos, Salud y Derechos Colectivos. También cuenta la presidencia de Fiscalización, aunque no es una mesa especializada.

Y poseen las vicepresidencias de Derechos de los Trabajadores, Régimen Económico, Biodiversidad, Gobiernos Autónomos, Educación y Salud.

En la Asamblea se discuten dos opciones para provocar cambios. Daniel Mendoza (AP), quien es morenista, sostiene que el pleno tiene la capacidad de reconformar todas las comisiones legislativas, pues afirma que nada lo impide. Pero también observa que internamente cada mesa puede evaluar su situación, y eso implica que sus autoridades pongan a consideración su cargo.

Soledad Buendía, del denominado bloque Revolución Ciudadana (RC), asegura que la Ley Orgánica de la Función Legislativa es clara: al presidente y vicepresidente de las comisiones los eligieron por dos años. La única posibilidad de recambio sería la renuncia.

Si un presidente de una comisión se da cuenta de que no tiene respaldo de los integrantes y no puede dar trámite a los proyectos de ley es “correcto que ponga a consideración su cargo”, señala Mendoza.

Uno de esos casos se registró en la Comisión de Soberanía y Relaciones Internacionales, donde la presidenta, Doris Soliz (del ala correísta), perdió la mayoría a pesar de tener cinco votos correístas pues los dos morenistas se unieron a la oposición para pedir su dimisión del cargo, al igual que el de la vicepresidenta, Esther Cueva.

Soliz considera que esa amenaza no prosperará, y que más bien pedirá sanciones para quienes agredieron verbalmente a dos legisladoras y para quienes boicoteen la sesión.

En la de Régimen Económico hay cuatro correístas, tres morenistas y cinco de la oposición. Esa composición se repite en las de Justicia, Derechos de los Trabajadores y Gobiernos Autónomos.

En la de Soberanía Alimentaria, cinco son morenistas, una correísta y cinco de oposición; en Derechos Colectivos hay tres morenistas, dos correístas y cinco de oposición; en tanto que en la de Educación hay cuatro morenistas, cinco de oposición y dos correístas. En esta mesa se ha planteado la salida de Augusto Espinosa (RC) y al menos las dos últimas reuniones no ha podido sesionar por falta de quórum.

El legislador ha puesto a su disposición la presidencia, pero luego de aprobar las reformas a la Ley de Educación Superior.

En Fiscalización, externa a las especializadas, hay tres correístas, cinco morenistas y cuatro de oposición. (I)

EL UNIVERSO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *