‘Toyota’ era el apodo del ecuatoriano Luis Chiriboga en los sobornos a directivos del fútbol

Luis Chiriboga, quien estaba al frente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, fue apodado “Toyota”. Los archivos que lo aludían incluían un pago de medio millón de dólares que se le adeudaba por “Q2022”. Cumple una sentencia de diez años por lavado de dinero.

Los pagos a líderes del fútbol latinoamericano se encubrieron bajo marcas de vehículos. La declaración la hizo el ejecutivo de mercadotecnia deportiva Santiago Peña en su testimonio el lunes, al inicio de la segunda semana del juicio a tres prominentes dirigentes sudamericanos de la FIFA, en una corte federal de Brooklyn.

Luis Chiriboga Acosta, quien estuvo al frente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol hasta el 2016, fue apodado “Toyota”. Los archivos que lo aludían incluían un pago de medio millón de dólares que se le adeudaba por “Q2022”. Fue declarado culpable de lavado de dinero en su propio país en noviembre de 2016.

Los pagos al líder del fútbol peruano fueron escondidos bajo el nombre “Fiat”. El dinero para el presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol fue anotado como “Honda”.

Las hojas de cálculo de Excel detallan el sistema de registro encubierto de dinero entregado a “Benz”, ”VW”, ”Toyota”, ”Kia” y “Peugeot” entre otros, incluyendo un par de pagos registrados como “Q2022” que parecen estar relacionados con el voto del comité ejecutivo de la FIFA en 2010, que dio a Catar los derechos para ser la sede de la Copa del Mundo de 2022.

“Básicamente decidimos inventar nombres para cada una de las personas involucradas”, dijo Peña,quien trabajó para Full Play Group, una compañía con sede en Argentina que ganó los derechos de publicidad para las selecciones sudamericanas en Copa del Mundo, Copa América y Copa Libertadores.

Hugo y Mariano Jinkis, padre e hijo que dirigían Full Play, fueron acusados junto con muchos otros dirigentes de alto rango del fútbol en 2015 por la fiscalía estadounidense. Ninguno de los Jinkis ha sido extraditado hasta ahora.

Peña testificó que grabó el libro de contabilidad de la oficina de Full Play en una unidad de memoria junto con una pila de documentos poco después de que las primeras formulaciones de cargos fueran hechas públicas en mayo de 2015, y ocultó la evidencia en su casa por dos años antes de entregarla a los fiscales estadounidenses.

 

Hugo y Mariano Jinkis.

Los otros ‘vehículos’ latinoamericanos

Juan Ángel Napout, el expresidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol era ‘Honda’; José María Marín, expresidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF); y Manuel Burga, expresidente de la Federación Peruana de Fútbol, era conocido como ‘Fiat’, están acusados de participar en un complot para cometer los delitos de asociación delictiva, fraude por medios electrónicos y lavado de dinero.

Rafael Esquivel, expresidente de la Federación Venezolana de Fútbol, fue apodado “Benz”, y su libro de contabilidad incluía un pago por 750.000 dólares por “Q2022”. Se declaró culpable en noviembre de 2016 de complot para asociación delictiva, tres cargos por conspiración para cometer fraude electrónico y otros tres por complot para lavar fondos.

Luis Chiriboga, quien estaba al frente de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, fue apodado “Toyota”. Fue declarado culpable de lavado de dinero en Ecuador en noviembre de 2016.

Ni Esquivel ni Chiriboga estaban en el comité ejecutivo de la FIFA que otorgó a Catar la sede mundialista de 2022. M. Kristin Mace, vicefiscal federal que interrogó a Peña, no le preguntó si los pagos debían ser reenviados a otros.

Entre otros motes figuraban el de “VW” para Carlos Chávez de Bolivia, “Honda” para Napout, “Fiat” para Burga, “Flemic” para Luis Bedoya de Colombia, “Kia” para Sergio Jadue de Chile y “Peugeot” para el argentino José Luis Meiszner, ex secretario general de la CONMEBOL.

Peña dijo que, como parte de los contratos para la Copa América de 2015, 2019 y 2023, además de la edición del centenario efectuada en 2016, se realizaron pagos a jerarcas de las federaciones y al secretario general de la CONMEBOL. Enumeró cantidades supuestamente entregadas para varios eventos, y para firmar contratos.

Negó que el dinero se hubiera registrado en las cuentas regulares de Full Play.

“Eran pagos secretos”, recalcó. (D)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *