María Alejandra Vicuña nueva Vicepresidenta encargada

El jefe de Estado, Lenín Moreno, designó como vicepresidenta de la República a María Alejandra Vicuña, actual ministra de Desarrollo Urbano y Vivienda, durante el periodo que dure la ausencia temporal de Jorge Glas. 

El Decreto N.- 176, emitido este miércoles por el Ejecutivo, señala que mientras la ministra ejerza las funciones de Vicepresidenta de la República, deberá realizar el seguimiento al proceso de la consulta popular y referéndum, iniciado con el pedido de control constitucional solicitado por el Presidente a la Corte Constitucional, el 2 de octubre.

Así también, las demás acciones que se requieran, conforme a la ley, ante el Consejo Nacional Electoral; para lo cual deberá coordinar con la Secretaría de la Presidencia, Secretaría Jurídica y Secretaría Nacional de Gestión de la Política. 

Esta mañana, en un conversatorio con representantes de medios de comunicación, Moreno señaló que había pedido al equipo de abogados de la Presidencia que le proporcionen “el mecanismo a implementar para suplir” la ausencia del Segundo Mandatario, procesado por presunta asociación ilícita en el caso Odebrecht.

El Vicepresidente había decidido hacer uso de sus vacaciones mientras dure la prisión preventiva.  “Una persona que está encarcelada no puede cumplir con la función de Vicepresidente”, recalcó, sin embargo, el presidente Moreno en dicho conversatorio.

En los considerandos para justificar su decisión, el Ejecutivo menciona el artículo 150 de la Constitución, que establece que “en caso de ausencia temporal de quien ejerza la Vicepresidencia de la República, corresponderá el reemplazo a la ministra o ministro de Estado que sea designado por el Presidente de la República”.

También señala que la decisión de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), de dictar la prisión preventiva al Segundo Mandatario, “le impide el ejercicio de la función para la cual fue electo en las elecciones del 2 de abril de 2017, por lo que se ha configurado su ausencia temporal del cargo”.

Finalmente, puntualiza que es indispensable para la estabilidad institucional del Estado, “que toda institución pública cuente con una autoridad que las dirija y represente de manera personal y directa, a fin de cumplir adecuadamente su función constitucional y legal”. (I). 

Fuente: EL Telégrafo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *