Con gol de Alvez, Barcelona vence a Santos y está en las semifinales

¡El Barcelona de las noches heroicas de la Copa Libertadores de las décadas del 70, 80 y 90 ha vuelto! El de los triunfos memorables, el de los partidos épicos, el de los goles inolvidables –que no solo gritan, dentro y fuera del país, sus aficionados a todo pulmón, sino también con el alma– está de regreso. El Barcelona que emociona a millones de hinchas por protagonizar éxitos internacionales, el equipo de estirpe copera que no respeta trayectorias ni títulos de adversarios, retornó anoche en el estadio Vila Belmiro, donde nació la leyenda de Pelé.

Otra vez el club canario está entre los cuatro mejores de América al clasificar a las semifinales del máximo torneo continental tras 19 años de ausencia. Lo hizo con una victoria que ya es uno más de los brillantes capítulos amarillos en la historia. Batió al Santos, en Brasil, y le quitó ayer el invicto que ostentaba en la actual edición de la Copa.

Tras vencer al Atlético Nacional de Medellín, Estudiantes de La Plata, y Palmeiras, los santistas se convirtieron en el cuarto campeón de América que superan los dirigidos por el charrúa Guillermo Almada.

En el camino aparece ahora Gremio de Porto Alegre, otro monarca, y tercer rival brasileño para Barcelona tras superar la fase de grupos (eliminó en octavos y cuartos al Palmeiras y Santos, en ese orden.

Gol y expulsión

Jonatan Álvez marcó mediante un cabezazo a los 67 minutos, pero acto seguido se ganó la segunda amarilla y se fue expulsado. Pese a quedar con un hombre más, a Santos le costó encontrar el buen funcionamiento y cayó en la desesperación. Bruno Henrique fue echado por escupir en el rostro de Damián Díaz y luego su rival Gabriel Marques se ganó la roja por empujar al delantero brasileño a los 88m.

Los toreros amenazaron desde el comienzo a un rival que sudó por primera vez al cuarto de hora, cuando el arquero Vanderlei sufrió para desviar un tiro de Oyola. Pero tampoco era fácil sorprender a un Santos que tenía todo el tiempo del mundo para esperar a que le resultaran apuestas como la de David Braz, que tras un saque de falta casi sentencia con un potente cabezazo que explotó contra el horizontal de Banguera.

Asustó con un par de disparos cruzados Marcos Caicedo, pero Barcelona no lograba afinar la puntería. Pero a los paulistas les esperaba la peor sacudida. La gestó Erick Castillo al poner en la cabeza de Álvez un pase para que batiera en carrera a un Vanderlei que nada pudo hacer para impedirlo.

Los toreros aguantaron la desordenada arremetida santista, pero unos últimos minutos de vértigo, más tarjetas rojas e infarto de sobre hora con Banguera atajando un balón al filo de la línea, sellando así el pase a sus primeras semifinales de Libertadores en casi dos décadas.

FUENTE: EL UNIVERSO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *